Cuando no nos quede nada
seremos las cenizas de nuestros miedos,
espantados por la luz que fluye de sus ojos
pintando de pasión el alma de un poeta cualquiera
a quien le regalaron una segunda oportunidad.

Cuando no nos quede nada
convertiremos las heridas de amor
en felicidad construida desde el corazón,
repleta de versos exactos para definir
aquello que alguna vez fuimos.

Cuando no nos quede nada
alzaremos nuestras banderas allí,
donde nadie pensó que llegaríamos,
pues habremos conseguido revertirlo
y ahora estamos convencidos de todo,
aunque a veces duela.

Cuando no nos quede nada
huiremos de este lugar tenebroso,
donde nunca fuimos aceptados
por ser diferentes al resto,
jamás entenderán lo que somos.

Cuando no nos quede nada
lucharemos por todo lo que perdimos,
sin miedo a perecer en la batalla,
pues la gloria está destinada a los valientes,
los perdedores siempre se olvidan.

Cuando no nos quede nada
solo tendré la tierra que pisaste,
pero con eso me basta para perseguir
todos los deseos que tuve
y nunca pudimos vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s