Cuando no nos quede nada

Cuando no nos quede nada seremos las cenizas de nuestros miedos, espantados por la luz que fluye de sus ojos pintando de pasión el alma de un poeta cualquiera a quien le regalaron una segunda oportunidad. Cuando no nos quede nada convertiremos las heridas de amor en felicidad construida desde el corazón, repleta de versosSigue leyendo “Cuando no nos quede nada”

El nocturno.

El nocturno. La luna iluminaba la cuidad creando imponentes sombras a lo largo de la orilla del río, era entonces cuando el escritor, llamado por una fuerza sobrenatural sentía que era el momento de sacar sus sucios papeles manchados de frustración y pesadumbre para enfrentarse de nuevo ante su más temido enemigo: el blanco. PensandoSigue leyendo “El nocturno.”