Caliope IV

En mi cementerio de musas
no crecen los versos,
las palabras se ahogan en el silencio
de las almas malditas de todas las musas
que murieron a mí lado,
esperando su momento de atención.