Caliope IV

En mi cementerio de musas
no crecen los versos,
las palabras se ahogan en el silencio
de las almas malditas de todas las musas
que murieron a mí lado,
esperando su momento de atención.

El adiós de Cronos

Voy más rápido que el tiempo Me sumergí entre sus ondas una vez y desde entonces vivo atado a cada segundo. Cuando no avanzo Cuando me caigo Cuando me destruyo Cuando no puedo. Llega la hora y no encuentro el reloj Me perdí en la galaxia de su boca y desde entonces vivo atado aSigue leyendo “El adiós de Cronos”