Revolución.

Volarán los muros del mundo
caerán las fronteras del Universo
desaparecerán los miedos de nuestra matria,
caerán arrodillados los enemigos del pueblo
no habrá paz para los malditos
ni guerra para los justos,
de sus ojos nacerá la esperanza
la electricidad de su piel sobrecargará la verdad
las mentiras no volverán a ser ciertas,
resurgirá un nuevo orden del corazón herido
cicatrizará todo el sufrimiento.

La revolución de las almas guiará la vida
de los siempre derrotados,
el bando de los desafortunados
se alzará de entre las cenizas
y no verás más banderas
ni juicios entre iguales.

Las balas del resentimiento
no nos harán daño,
seremos salvados por una fuerza superior
por un poder infinito,
no habrá más sufrimiento ni tristeza
huirán nuestros enemigos aterrados
a manos de un ejército victorioso
armado de pasión volátil
y cabalgando sobre la intensidad.

Hay un francotirador
apuntando al centro de mi mente
escondido entre la bruma de tu recuerdo
esperando el momento adecuado
para realizar un disparo certero
y hacer volar por los aires a un corazón maldito.

Y es que en tiempos de nostalgia
hipocresía y apatía:
amar es un acto revolucionario.

 

Anuncios